Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 13 de diciembre de 2019

Carajitos


Hace tiempo que tenía ganas de subir una receta de carajitos: estas deliciosas pastitas asturianas hechas con avellana, azúcar y clara de huevo.
Estos dulces son típicos de Salas, y recuerdo que allí fue donde los probé, de niña, en una excursión con el colegio. Me fascinó el sabor a avellana tostada, y su textura de corazón tierno.

En los últimos meses he probado varias recetas tratando de dar con las cantidades, ya que todas las que veía por la red tenían demasiada clara de huevo y los carajitos se expandían con el calor del horno y terminaban casi planos, como galletas. y yo quería conseguir aquellos carajitos que compraba en Salas, como pelotitas.


Este fue mi último intento reduciendo cada vez más las claras, y me dejó bastante contenta. Por fuera son firmes y hasta asustan un poco, pudiendo pensar que están duros... Pues no, al darles un bocado su interior es tierno y blandito.
La textura, antes de hornear, es casi como de mazapán. Para formar las bolitas es mejor hacerlo con las manos húmedas: cada cuatro o cinco que formemos, nos mojamos las palmas con agua y así no acabaremos con manos de avellana. ;)


Para los carajitos:

jueves, 28 de noviembre de 2019

Frozen oreo



¡Ayyyyyy, lo que os traigo hoy! Una receta en vasitos tremenda, ¡tremendísima!
¿Algún fan por aquí del postre frozen del Goiko Grill? Yo desde que lo probé me quedé obsesionada con hacer algo parecido... Y, tras un par de pruebas, aquí está: vasitos de frozen oreo. No, no es light, pero merece la pena.

Textura cremosa y sabor intenso a chocolate, con deliciosos trocitos de galleta oreo por encima... Vamos, que tenéis que probarlo. Igual que el original no es, pero se le acerca y mata antojos.


Para los vasitos de frozen oreo:

domingo, 24 de noviembre de 2019

Las galletas de mamá ("bollinos")


Estas son las galletas que hace mi madre desde que mis hermanos y yo éramos niños. Nunca he probado ninguna igual. ¡Saben a casa!

He querido poner la receta muchas veces, pero el problema es que mi madre hace estas galletas "a ojo": sin pesar ingredientes o, como mucho, midiendo con un pocillo. Y a mí, que me gusta tener las recetas del blog lo más exactas posible (ya sabéis que un poco siempre varían, en función del tamaño de los huevos, la capacidad de absorción de las distintas harinas, etc) no hay nada que me repatee más en repostería que la expresión: "y de harina, lo que admita".


Bien, pues aquí tenéis las galletas en cuestión, con sus medidas, procedentes de pillar un día a mamá con las manos en la masa y plantarle la báscula de cocina al lado.
Por supuestísimo que ella las hace siempre a mano... Yo soy más vaga y he adaptado su receta a la thermomix, para escribir aquí las dos elaboraciones.

Las he hecho con una innovación: añadirle un par de cucharadas soperas de licor de anís. Que ya os he contado alguna vez que a los asturianos nos gusta mucho echarle anís a las cosas: al arroz con leche, a los bizcochos (¡Tenéis que probar este) y, por supuesto, a las galletas y rosquillas.
Si no le ponéis el anís, os saldrán también de maravilla: esa sería la receta base de mi madre, y yo creo que el truco de su textura suave y deliciosa está en la mezcla de mantequilla y aceite de girasol.


Para las galletas de mamá: (ella las llama "bollinos")

lunes, 18 de noviembre de 2019

Cheesecake de ricotta y limoncello



Pues ya tenemos lista otra remesa de limoncello, y el que no nos ha cabido en la botella se lo hemos añadido a esta cheesecake de ricotta. ¡Que todo se aprovecha!
Hace poco os enseñaba estas galletas de limoncello y os comentaba que el sabor no se notaba mucho. Pues en esta tarta sí que se nota, y ¡está buenísima!


No le he puesto base de galleta porque a mí las tartas de queso me gustan así, tal cual. Si a vosotr@s os encantan con base, adelante con ella.
He utilizado ricotta, un queso blando y suave parecido al requesón. (Si os gusta este tipo de queso, tenéis que probar la torta de ricotta.)


Para la cheesecake de ricotta y limoncello:

viernes, 15 de noviembre de 2019

Bundt cake de caramelo


¡Hoy es el Día Intenacional del Bundtcake! Este tipo de moldes tipo bundt se dieron a conocer en los años 60, y desde entonces se han vendido millones, popularizados por la marca Nordic Ware:
Su característica principal es la "chimenea" central, que ayuda a que toda la masa se hornee correctamente, ya que la parte central de los bizcochos es la que tarda más en cocerse.
Conviene engrasarlos bien con mantequilla fundida o spray desmoldante, utilizando un pincel de silicona para asegurarnos de incidir bien en todos los recovecos.


El Día Intenacional del Bundt comenzó celebrándose en América, pero, como tantas otras cosas, esto se ha extendido a Europa. Y es que ¡siempre hay una buena excusa para hornear un bizcocho!


Para el bundt de caramelo:

martes, 5 de noviembre de 2019

Bizcocho de café sin huevo


¡Buenos días! Vamos a empezar el martes con un bizcochito rico. Y este, además, sin huevo. Si estáis buscando un bizcocho bajo en colesterol, sin lactosa o vegano, este es el vuestro.

La verdad es que yo estos bizcochos veganos suelo hacerlos cuando me quedo sin huevos, o cuando estoy en casa de mis padres, que tienen el colesterol al límite.
De todos ellos, mi favorito es el de naranja, aunque este no está nada mal para variar.
Si no tenéis café para hacer en la cafetera, podéis utilizar un par de sobres de café soluble diluídos en agua caliente.


Para el bizcocho de café:

jueves, 31 de octubre de 2019

Tarta salada para Halloween


Llego a tiempo para una última receta express de Halloween: una tarta "Jack Skellington" salada o dulce, tú decides. ¡Sólo tienes que cambiar el relleno!

Yo la he rellenado con pollo desmechado y salsa de tomate, pero admite casi cualquier cosa: jamón y queso, atún con tomate, dulce de leche, nutella, compota de manzanas...

Es una receta tan fácil y "tonta" que casi me da vergüenza ponerla aquí, pero aprovechando que le he hecho unas fotos para instagram, la subo para que también quede en el blog.

Ingredientes:

martes, 29 de octubre de 2019

Galletas con centeno y miel



¡Otro Halloween más! El séptimo desde que empecé el blog. No siempre he sido fiel a la cita de recetas "halloweeneras", pero este año sí.
Además, tenía ganas de hacer galletas para probar estos pequeños cortadores que pedí a aliexpress. El grande del cráneo es del año pasado, de Tiger y aún no lo había usado, así que también lo estreno con esta receta.

Para hacer estas galletas he mezclado harina de trigo y harina de centeno. Quería que tuviesen un toque integral, pero sin ser muy pesadas, por eso no he querido ponerles solamente el centeno.
También me ha gustado mucho el toque que les da la miel.


Las galletas pequeñitas sólo han estado doce minutos en el horno, y han quedado más bien crujientes. Las otras, en cambio, las he horneado 18 minutos. La diferencia de tamaño influye un montón, por eso no las he metido juntas. Tenedlo en cuenta siempre que queráis hacer galletas de varios tamaños.


Para las galletas con centeno y miel:

domingo, 27 de octubre de 2019

Galletas de limón-cello


¿Y por qué galletas de limón-cello? Pues porque mi idea era ponerles un poco este licor, cosa que, en efecto, hice. Peeeero a la hora de comerlas vimos que no se les notaba casi el sabor.
Así que, dos opciones: o bien les ponemos más cantidad de licor que las tres cucharadas que os indico (pero ¡ojo! habrá que aumentar un poquito la harina) o en lugar de limoncello les ponemos zumo de limón, que da más sabor, y así tendremos unas galletas apta para todos los públicos. (¡Aunque con la cantidad tan pequeña de licor que llevan, tampoco nos van a emborrachar!)


Para el acabado de estas galletas, tenemos varias opciones:
Unas las dejé sin nada, tal cual estaban horneadas.
Otras las cubrí con un glaseado hecho con limoncello (o zumo) y azúcar glas.
A otras, en la bandeja del horno, en lugar de aplastarlas con la mano les hundí el centro con dos dedos y en el hueco puse un poco de mermelada de fresa antes de hornear. (Foto más abajo)

De manera que con la misma masa, hice tres clases de pastas. Cada una ha tenido sus adeptos. Otra opción sería ponerles en el hueco un poco de crema de cacao en lugar de mermelada...
(Eso sí: las galletas con mermelada prefiero hacerlas más pequeñas y gorditas y utilizar esta otra masa que lleva dos yemas y un poco de maicena, y la textura cambia muchísimo.)


Para las galletas de limón-cello:

miércoles, 23 de octubre de 2019

Magdalenas sabor arroz con leche (sin azúcar)


Antes de meternos con las recetas de Halloween, os dejo esta de magdalenas sabor arroz con leche: con mucha canela y mucho limón. ¡Y sin azúcar! ¡Que de vez en cuando me gusta experimentar con distintos edulcorantes!
(Si preferís utilizar azúcar, poned la que quepa en el vasito de yogur.)

Con estas cantidades os saldrán 8 magdalenas grandes, tamaño muffin, como las de la foto, o doce normales.


Para las magdalenas sabor arroz con leche:

miércoles, 16 de octubre de 2019

Pan de hamburguesa con cúrcuma


¡Feliz Día Mundial del Pan! Tenía pendiente escribir la receta de estos panecillos de hamburguesa, y ¡qué mejor día que hoy para publicarlos!

El motivo de mi pereza con esta receta es que os pongo la elaboración de tres maneras: a mano, con thermomix y con panificadora. Y el saber que iba a ser un pelín larga me quitaba un poco las ganas de ponerme a ello. Por eso siempre acababa colando recetas más recientes.

Bien, hablemos, pues, de la cúrcuma. Es una planta originaria de la India, cultivada por sus rizomas, que se usan como especia. Esta especia es uno de los ingredientes base del curry y se caracteriza por su color amarillo.
En la India se considera un símbolo de prosperidad y un purificador físico y espiritual. La curcumina es un poderoso antioxidante, muy apreciado por sus virtudes antiinflamatorias. Por ello la medicina china la recomienda para trastornos digestivos, sobre todo hepáticos.

No olvidemos que en occidente se usa más como colorante, ya que nos da este bonito color amarillo a los platos.


Ya no me extiendo más y os dejo la receta. Y, si no os convence lo de usar cúrcuma, ¡hacedla sin ella! Tendréis unos panecillos de hamburguesa "normales".

Para los panecillos:

150 ml de leche
2 cucharadas de aove
1 cucharadita de miel o agave
1 cucharadita de sal
1 huevo
3g de levadura de panadero seca (o 10g fresca)
1 cucharadita colmada de cúrcuma
125 g de harina de fuerza
125 g de harina de espelta integral (o de la anterior, si prefieres usar sólo harinas blancas)
Semillas para espolvorear (opcional)

viernes, 11 de octubre de 2019

Scones "tarta de zanahoria" (Carrot cake scones)


Hace casi un año, después de nuestra escapada a Edimburgo, compartía en el blog la receta de los scones. Desde entonces he hecho un montón de veces estos deliciosos bollitos, solos o con pasas, arándanos, pepitas de chocolate... Y la semana pasada pensé: "Con lo que me gustan los scones con queso de untar, ¿Qué tal estarán si les pongo un poco de zanahoria rallada, como si fuera una carrot cake?"

Pues ¡dicho y hecho! Aquí tenéis scones versión tarta de zanahoria. Lo de ponerles pasas o no, lo dejo a vuestro gusto. A mí, personalmente, me encantan, pero podéis sustituírlas por unas nueces, o no ponerles nada.


He mezclado harinas de trigo y de espelta integral porque no tenía suficiente de una sola, y me gusta como han salido. Podéis poner sólo harina de trigo, si os gustan más blanquitos.
En lugar de utilizar un cortador, he optado por hacer una círculo de masa y dividirla en ocho partes.


Para los "carrot cake scones":

lunes, 7 de octubre de 2019

Kitkat cookies



Desde que tengo el horno arreglado es una gozada hacer galletas... Esto de saber que no se van a carbonizar cuando el termostato se vuelva loco, motiva mucho. ;)
En esta ocasión os traigo unas cookies con kitkat. Sí, kitkat, esas deliciosas chocolatinas con barquillo, troceadas a modo de tropezones entre nuestras galletas... ¡Para morirse de buenas!


Les he puesto también trocitos de chocolate, aunque podéis cambiarlos por un kitkat más. Y, si optáis por los trocitos, os recomiendo que sean de chocolate con leche. Yo utilicé uno negro y me parece que ahoga un poco el sabor de los kitkats.

Con estas cantidades me han salido 20 galletas.


Para las cookies de kitkat:

miércoles, 2 de octubre de 2019

Bizcocho de ciruelas


Se está terminando la temporada de ciruelas, pero aún podemos encontrarlas en la frutería. Y con dos o tres que tengamos por casa, bastan para hacer este bizcocho.
Me gusta mucho la fruta en los bizcochos, me parece que les da mucha jugosidad y aroma, aunque simplemente sea poniéndola por encima, como en este caso.

He utilizado harina de espelta, pero podéis sustituírla por harina de trigo, o incluso de arroz, si queréis una versión sin gluten. (En ese caso, vigilad que la levadura tampoco lo lleve.)
Si queréis que sea bajo en colesterol, probad a cambiar dos huevos por cuatro claras. ¡Este es mi truco para hacerle bizcochos para el desayuno a mi padre!


Para el bizcocho de ciruelas:

viernes, 27 de septiembre de 2019

Bizcocho de compota de manzana



¡Buenos días! Aprovechando la receta de compota de manzana del post anterior, os traigo este bizcocho. Es como un bizcocho de yogur, utilizando el vasito para medir, aunque os pongo también el peso de la harina en gramos porque a mí no me gusta tener que lavar y secar el vaso para que no se pegue toda al medirla. 
Lo he hecho con edulcorante. Si preferís usar azúcar, ponedle una medida y media del vasito.

Si no queréis hacer toda la receta de compota, pelad dos manzanas pequeñas y cocedlas unos minutos en el microondas. Después las trituráis o las aplastáis bien con un tenedor, y las utilizáis para el bizcocho.


Para el bizcocho de compota de manzana:

martes, 24 de septiembre de 2019

Compota de manzana con miel


¡Llegó el otoño! Preparaos para el aluvión de recetas otoñales con manzana, pera, calabaza...
Hoy os traigo una de las más sencillas, y es la compota de manzana. Yo le pongo canela y miel, y está deliciosa. Si queréis hacerla sin azúcar, pero dulce, podéis añadirle stevia o sucralosa. (Si preferís utilizar azúcar, ponedle unos 100g.)

El color oscurito que le veis en la foto se lo da la cocción con miel de brezo.


Para la compota de manzana con miel:

lunes, 16 de septiembre de 2019

Bizcocho de plátano y crema de cacahuete (sin azúcar)


Pues se me han terminado las vacaciones... Hoy vuelvo al trabajo y, ya puestos, os escribo una de las recetas que tengo pendientes de subir al blog.
Por Asturias aún tenemos sol y calor, pero este bizcochito no tarda mucho en hornearse. Haced como yo y encended el horno por la noche, cuando empiece a refrescar. Ahora mismo está dando el sol de lleno en la ventana de la habitación donde tengo el ordenador, y me estoy torrando. ¡Menos mal que la receta es corta! :D


Hoy os traigo un bizcocho de plátano y crema de cacahuete. Soy muy fan de esta combinación, que es mi merienda muchos días: un plátano bañado con un poco de esta delicia.
(Si queréis hacerla casera, os recuerdo que tenéis la receta aquí.)

Para este bizcocho, necesitamos un par de plátanos que estén bien maduros. A mí para comer me gusta que estén más bien verdes, así que en cuanto maduran, los utilizo para hacer bizcochos, muffins, helado, flan...
En esta receta he puesto 200g de plátano en la masa y, como aún tenía otro pequeñito, lo he añadido por encima. (Y como no decidía si me gustaba más presentar el bizcocho por el lado del plátano o por el otro, lo he fotografiado de las dos maneras.)

El molde que he utilizado mide 22cm de diámetro externo. Lo compré en Lidl. Recordad qu el tiempo de horneado puede variar en función del tipo de molde que utilicéis.


Para el bizcocho de plátano y crema de cacahuete:

viernes, 30 de agosto de 2019

Pan de calabaza en panificadora



¿Pan de calabaza? Pues sí. Y ya os aclaro que no sabe a calabaza, sólo tiene un toque diferente y un colorcito más dorado que los panes que suelo hacer. Además, si le ponéis por encima unas semillas de calabaza, o incluso unas nueces, le daréis un toque crujiente y aún más sabroso.

Para hacer este pan necesitamos 150 g de puré de calabaza. es decir, la calabaza asada o cocida (¡bien escurrida!) y triturada. Podéis hacerla asada en el horno, aprovechando el tiempo mientras horneáis algo más, o cocida, unos 20 minutos, hasta que ablande. O en el microondas, en daditos, que tardará mucho menos tiempo.
Como más tarda en hacerse es asada al horno, pero para mi gusto queda más sabrosa y "seca". Una calabaza cacahuete, partida al medio, tardará unos 50 minutos en asar a 180º. Depende del tamaño... Por eso yo aprovecho para hacerla al tiempo que horneo otra cosa.
Y, ya puestos a cocer/asar calabaza, haced el doble de cantidad: así podréis aprovechar para hacer este brownie de calabaza, que está de vicio.


Para el pan de calabaza:

domingo, 25 de agosto de 2019

Crema de limón (sin leche ni mantequilla)


Hoy os traigo un postre de los buenos, bonitos, baratos...Y sin horno, que aún seguimos en modo verano y sólo de pensar en encenderlo entran sudores. Como tengo un montón de limones caseros y ecológicos, se me apeteció hacer una crema de limón.
Veréis que recuerda un poco al lemon curd, pero sin mantequilla. También podríamos pensar en unas natillas, pero sin leche: zumo de limón, agua y pocos ingredientes más.

¡Con mucho sabor a limón! Como topping he probado a ponerles a unos vasitos canela molida, y a los otros, galleta de chocolate triturada. Personalmente, prefiero los de canela.
Con estas cantidades me han salido 6 vasitos.


Para la crema de limón:

domingo, 11 de agosto de 2019

Pastas de almendra egipcias



El mes pasado estuvimos de viaje por Egipto: hicimos un minicrucero por el nilo, seguido de unos días en El Cairo. Volvimos de allí encantados; nos maravillaron las pirámides, los templos, el museo egipcio... Parece mentira que hace más de 4000 años construyesen semejantes maravillas.

Y en cuanto a la gastronomía, ¡qué os voy a contar de los dulces! Mucha almendra, pasta filo, miel... Una delicia. Una de las noches, en el crucero, nos pusieron de postre un surtido de dulces típicos y fue lo que más me gustó de todo lo que probé en el viaje.
Me traje conmigo la receta de estas pastas de almendra, que me recuerdan un poco a nuestros mazapanes. Se hacen en un santiamén y tardan muy poco en hornearse. No llevan harinas ni mantequillas, así que son aptas para celiacos e intolerantes a la lactosa.
Necesitaréis:


Para las pastas de almendra:

miércoles, 31 de julio de 2019

Magdalenas de chocolate y kefir



Hoy se termina julio y no he escrito ni una sola receta en el blog. En Instagram he puesto alguna, pero aquí me da una pereza tremenda ponerme a pasar las fotos de la cámara.
Pues para finalizar el mes, os voy a dejar aquí la merienda: unas magdalenas hechas con kefir y cacao. Y me diréis que si hace calor, que si este no es tiempo de encender el horno... ¡Animaos! En media horita en total, estarán listas, con horno y todo.

Además os las he hecho sin azúcar y bajas en grasa, para que no me digáis que os fastidio la operación bikini. Y por si eso os da igual, también os dejo la cantidad de azúcar, o podéis hacer un mix y poner un par de cucharadas colmadas de azúcar y una de stevia líquida, o dos de miel y una de stevia. A vuestro gusto.
Si no tenéis kefir, cambiadlo por yogur. Y si no tenéis báscula, no os preocupéis: podéis medir todo con un vasito de yogur. ¡No valen las excusas!
Con estas cantidades os saldrá una docena de magdalenas, o unos ocho muffins si, como yo, usáis este tipo de cápsulas de cartón, que son más altas que las tradicionales de papel.


Para las magdalenas de chocolate y kéfir: