Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 13 de enero de 2020

Vasitos de cheesecake en olla lenta


Este año los reyes magos me han traído unos preciosos vasitos de cristal con tapa, y estaba deseando estrenarlos.
Para ello, se me ocurrió probar a hacer tarta de queso y cuajarla utilizando mi olla lenta. Hace un par de meses que me compré la crockpot de 3,5 litros y estoy encantada con ella. De recetas dulces ya he hecho en ella varios bizcochos y muffins, sin tener que encender el horno, y la verdad es que quedan riquísimos.

Si no tenéis olla lenta, podéis cuajar la cheesecake en el horno, poniendo los vasitos al baño maría.
(Si no tenéis vasitos con tapa, podéis utilizar vasitos de yogur de cristal y tapar con papel de aluminio.)
Con los ingredientes que os pongo me han salido cuatro raciones de buen tamaño.
A dos les he puesto galleta triturada en el fondo, haciendo de base, y a los otros dos no. Esto es porque a mí me gustan más las tartas de queso sin bases de galleta. En lugar de galletas, podéis poner bizcocho desmigado bañado en café, si lo preferís.
Los lácteos que he utilizado son "sin lactosa". Si sois celiacos, recordad usar galletas sin gluten para la base. o no ponerles.


Para los vasitos de cheesecake:

viernes, 3 de enero de 2020

Roscón de reyes de chocolate



Ya os he contado en alguna ocasión que en casa siempre es mi madre la que hace los roscones. Con prefermento y a mano, ¡nada de amasadoras! Pero como yo siempre necesito probar cosas nuevas, el año pasado os dejé la receta de la galette des rois y este año os traigo la del roscón de chocolate.
Que no es otra cosa que el roscón de reyes tradicional, pero añadiendo cacao a la masa. Sin más.

Este roscón gustará mucho a quien no le haga tilín el sabor del agua de azahar: porque llevar, lo lleva, pero queda bastante ahogado por el cacao. Podríais incluso prescindir de él y sustituirlo por más leche.

No le he puesto prefermento. Lleva solamente dos levados, que para mí son suficientes. Como veis en el corte, ha quedado muy esponjoso. Sí me gusta añadir un poco de miel a este tipo de masas, porque me parece que ayuda a conservar la bollería tierna más tiempo.


Si queréis, podéis hacer un levado largo en la nevera: tras formar las bolitas y el roscón, lo dejáis un rato a temperatura ambiente para que arranque la fermentación y lo metéis después toda la noche en la nevera. Al día siguiente, lo sacáis una hora antes de hornearlo, para que atempere.

Os dejo la receta. Yo lo he amasado en la panificadora (para las masas levadas es mi maquinita preferida) pero os pongo también los pasos con thermomix.


Para el roscón de chocolate:

martes, 31 de diciembre de 2019

Marquesitas de cacao


¡Buenos días! Hoy os traigo mi última receta del año, unas marquesitas de cacao.
Las marquesitas, un dulce típico de Toledo, son unas pequeñas magdalenas hechas con almendra. Junto con los mazapanes, son mis dulces navideños preferidos. ¡Me encanta todo lo que lleva almendra!


Este año, para cambiar un poco, les he puesto cacao para hacer marquesitas de chocolate. Y para otra vez, probaré a hacerlas "normales" con algún relleno... Pero, por el momento, os dejo la receta de estas.
Son, además, sin gluten, ya que la pequeña cantidad de harina que llevan la he puesto de maicena. (Podríais poner harina de arroz, si os gusta más.) Aseguraos, si sois celiac@s, de utilizar un impulsor sin gluten. ¡Y tampoco llevan lactosa! Ideales para mí...
Con estas cantidades me han salido veinte.


Para las marquesitas de cacao:

viernes, 13 de diciembre de 2019

Carajitos


Hace tiempo que tenía ganas de subir una receta de carajitos: estas deliciosas pastitas asturianas hechas con avellana, azúcar y clara de huevo.
Estos dulces son típicos de Salas, y recuerdo que allí fue donde los probé, de niña, en una excursión con el colegio. Me fascinó el sabor a avellana tostada, y su textura de corazón tierno.

En los últimos meses he probado varias recetas tratando de dar con las cantidades, ya que todas las que veía por la red tenían demasiada clara de huevo y los carajitos se expandían con el calor del horno y terminaban casi planos, como galletas. y yo quería conseguir aquellos carajitos que compraba en Salas, como pelotitas.


Este fue mi último intento reduciendo cada vez más las claras, y me dejó bastante contenta. Por fuera son firmes y hasta asustan un poco, pudiendo pensar que están duros... Pues no, al darles un bocado su interior es tierno y blandito.
La textura, antes de hornear, es casi como de mazapán. Para formar las bolitas es mejor hacerlo con las manos húmedas: cada cuatro o cinco que formemos, nos mojamos las palmas con agua y así no acabaremos con manos de avellana. ;)


Para los carajitos:

jueves, 28 de noviembre de 2019

Frozen oreo



¡Ayyyyyy, lo que os traigo hoy! Una receta en vasitos tremenda, ¡tremendísima!
¿Algún fan por aquí del postre frozen del Goiko Grill? Yo desde que lo probé me quedé obsesionada con hacer algo parecido... Y, tras un par de pruebas, aquí está: vasitos de frozen oreo. No, no es light, pero merece la pena.

Textura cremosa y sabor intenso a chocolate, con deliciosos trocitos de galleta oreo por encima... Vamos, que tenéis que probarlo. Igual que el original no es, pero se le acerca y mata antojos.


Para los vasitos de frozen oreo:

domingo, 24 de noviembre de 2019

Las galletas de mamá ("bollinos")


Estas son las galletas que hace mi madre desde que mis hermanos y yo éramos niños. Nunca he probado ninguna igual. ¡Saben a casa!

He querido poner la receta muchas veces, pero el problema es que mi madre hace estas galletas "a ojo": sin pesar ingredientes o, como mucho, midiendo con un pocillo. Y a mí, que me gusta tener las recetas del blog lo más exactas posible (ya sabéis que un poco siempre varían, en función del tamaño de los huevos, la capacidad de absorción de las distintas harinas, etc) no hay nada que me repatee más en repostería que la expresión: "y de harina, lo que admita".


Bien, pues aquí tenéis las galletas en cuestión, con sus medidas, procedentes de pillar un día a mamá con las manos en la masa y plantarle la báscula de cocina al lado.
Por supuestísimo que ella las hace siempre a mano... Yo soy más vaga y he adaptado su receta a la thermomix, para escribir aquí las dos elaboraciones.

Las he hecho con una innovación: añadirle un par de cucharadas soperas de licor de anís. Que ya os he contado alguna vez que a los asturianos nos gusta mucho echarle anís a las cosas: al arroz con leche, a los bizcochos (¡Tenéis que probar este) y, por supuesto, a las galletas y rosquillas.
Si no le ponéis el anís, os saldrán también de maravilla: esa sería la receta base de mi madre, y yo creo que el truco de su textura suave y deliciosa está en la mezcla de mantequilla y aceite de girasol.


Para las galletas de mamá: (ella las llama "bollinos")

lunes, 18 de noviembre de 2019

Cheesecake de ricotta y limoncello



Pues ya tenemos lista otra remesa de limoncello, y el que no nos ha cabido en la botella se lo hemos añadido a esta cheesecake de ricotta. ¡Que todo se aprovecha!
Hace poco os enseñaba estas galletas de limoncello y os comentaba que el sabor no se notaba mucho. Pues en esta tarta sí que se nota, y ¡está buenísima!


No le he puesto base de galleta porque a mí las tartas de queso me gustan así, tal cual. Si a vosotr@s os encantan con base, adelante con ella.
He utilizado ricotta, un queso blando y suave parecido al requesón. (Si os gusta este tipo de queso, tenéis que probar la torta de ricotta.)


Para la cheesecake de ricotta y limoncello: