Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 28 de noviembre de 2016

Muffins de chocolate tipo Starbucks (sin lactosa)


Pues con lo que a mí me gustan los muffins de chocolate, tenía que hacer una versión sin lactosa, que la semana pasada los días de lluvia dieron para mucho. Yo soy muy fan de los muffins enormes, tipo los del Starbucks desde que los probé la primera vez que fui a Nueva York, allá por el 2008. Y como ya estoy mentalizada de que o me compro unas pastillas de lactasa en la farmacia, o me quedo sin probarlos cuando vaya a Madrid el mes que viene, pues nada, a probar a  hacerlos en casa por si acaso, para quitarme el mono. (Si al final me pido uno, ya os colgaré una foto-testimonio en instagram, acompañado de un pumpkin spice latte, un capuccino de avellana o alguna bebida gigante similar, ¡que también soy muy fan!)

 Aprovecho para pedir a los señores del Starbucks que porfavorporfavorporfavor abran uno en Oviedo, que en mí tendrán una clienta asidua.


Me encantan los muffins gigantes en cápsulas de papel. Estos los he horneado en una bandeja para muffins, para que no se abrieran los papelillos y pudiese subir bien la masa. Yo os dejo mi versión con yogures y leche de soja, y vosotros os los preparáis con la que utilicéis habitualmente. :)

Para los muffins de chocolate sin lactosa:

domingo, 20 de noviembre de 2016

Tarta fácil de almendra (sin gluten ni lactosa)


Hace ya como un mes que no me sentaba a escribir y, mira por donde, hoy se me ha apetecido colgar una de las recetas que tengo pendientes. Puede que sea el tiempo, lluvioso, ventoso y frío, y que ya me he leído otro libro entero en el sofá. (¡Bendito kindle!)
El caso es que aquí me tenéis, con esta tartita de almendra en mi nuevo afán por hacer repostería sin lactosa. En enero me harán las pruebas, para ver si soy realmente intolerante, pero yo estoy convencida de que sí, por lo mucho que he mejorado al eliminarla de mis comidas.

Si probáis a hacer esta tartita, veréis que no sube mucho, y que tiene casi el sabor y la textura de una tarta de santiago, pero más ligera. Le he puesto harina de arroz, porque aunque en la analítica han descartado que sea celiaca, aún me queda este tipo de harina en la despensa, y me gusta la textura que le da a los bizcochos. Es sustituíble por harina de trigo, a vuestro gusto.

He utilizado un molde de silicona que compré hace dos o tres meses. Me encanta no tener que perder tiempo engrasando moldes, y desde que me mudé de piso, no os quiero contar los desastres que he tenido con los bundt cakes,¡con lo bien que me salían en Burela y el amor que les tengo a mis moldes de Nordic Ware! En fin, será cosa de seguir peleando con este horno...


Para la tarta:

domingo, 23 de octubre de 2016

Cake de harina de espelta y cacao en panificadora



Hace tiempo que no me dejo ver por aquí. Sigo sin tener mucho tiempo (ni ganas) para cocinar, pero esta temporada tengo el incentivo de "jugar" con la panificadora que me compré en Lidl. Ahora todas las semanas hago pan un par de veces, con semillas, centeno, pasas, o en versión salada con tomates secos y aceitunas. Antes casi no probábamos el pan, (muchos días, ni lo compraba) y ahora nos hemos vuelto adictos.

Como el aparatito tiene un montón de programas, es una pena no aprovecharlos todos, así que me he atrevido a hacer mi primer bizcocho en panificadora. Tenemos dos opciones: batir los ingredientes aparte, y cocerlo en la panificadora, o que el bendito cacharro lo haga todo. Como aún tiene que ganarse mi confianza, por esta vez he batido la masa en la thermomix, y luego la he horneado en "la pani". Y para ser el primero, no ha estado mal el resultado, oye.


Ya sabéis que últimamente la lactosa y yo no nos llevamos bien,¡y aún tengo que esperar a enero para que me hagan las pruebas para saber si soy realmente intolerante! Por eso todos los productos lácteos de esta receta son en versión "sin lactosa", tanto la leche como la mantequilla y el yogur.
La harina es de espelta porque quería terminar el paquete, sois muy libres de cambiarlas por harina de trigo si lo preferís.


Para el cake de espelta y cacao:

sábado, 27 de agosto de 2016

Tarta mousse de galletas



Este mes hemos estado unos días en Luarca, de vacaciones con la familia, así que he podido dedicarle más tiempo a la repostería. Bueno, lo que me ha dejado mi madre, que tampoco se queda corta en ese tema, y desde que desarrollé intolerancia a la lactosa, se dedica a prepararme mis postres preferidos "deslactosados": arroz con leche, frixuelos con crema... Y no falta para desayunar el bizcocho de yogur...¡de soja!

Bien, pues entre todos esos dulces, aún tuve tiempo de preparar esta tarta para la víspera de San Timoteo. Llevaba tiempo queriendo hacer una tarta mousse de galletas, y estando la familia reunida, tenía la excusa perfecta. La nata y la mantequilla que utilicé son sin lactosa, pero podéis ponerla normal en la misma cantidad.
Estaba deliciosa, os puedo asegurar que tuvo un éxito tremendo. Y es de esas tartas frías que podemos dejar hechas el día anterior y despreocuparnos hasta el momento de comerla. Fijaos, eso sí, en la gelatina que uséis. Poned la cantidad necesaria para litro y cuarto de líquido, porque no todas las marcas utilizan el mismo número de hojas por litro. En la que yo uso, son 6 hojas para un litro de líquido.


Base de galletas:

miércoles, 10 de agosto de 2016

Toffee (salsa de caramelo)



Vamos con una receta exprés, una salsa de caramelo o toffee, ideal para cubrir tartas, crepes, helados, o para pecar a cucharadas. Es facilísima de preparar, ya sea en la thermomix, o en un cazo. Si queréis hacer salsa de caramelo salado, añadid una cucharadita de sal a los ingredientes.


Con estas cantidades me salieron dos tarros de toffee, y la nata y la mantequilla que utilicé son la versión sin lactosa de la marca central lechera asturiana, porque llevo una temporada tomando productos sin lactosa, y esta marca es la que encuentro por aquí.


Para la salsa toffee de caramelo:

domingo, 31 de julio de 2016

Tomates y pimientos al horno con provolone y pesto


Ya sé que últimamente tengo el blog un poco abandonado, y desde hoy me he propuesto hacerle un poquito más de caso. Así que regreso con una receta salada (sí, salada,¡increíble!) ideal para solucionar las cenas veraniegas. Y es que es un gustazo lo de poder cenar en la terracita con una copa de vino, aunque precisamente hoy tengamos un día lluvioso en Asturias.


A veces, lo más sencillo es lo mejor, y este plato se pasa de sencillo. Es tan fácil y agradecido, que sólo requiere una fuente para el horno, o la misma bandeja cubierta con un papel de hornear.
Si os queréis ahorrar un paso, el pesto podéis comprarlo hecho, como he hecho yo, si no os apetece triturar la albahaca con ajo y piñones en un mortero. El provolone también lo podéis calentar en el microondas en lugar de en el horno, o sustituírlo por una bola de mozzarella o burrata, y servirlas frías.


Para la ensalada de tomates y pimientos al horno:

martes, 10 de mayo de 2016

Bizcocho de piña invertido


Hola, ¿qué tal? Yo sigo bastante desaparecida del mundo bloguero. Ya os contaba en la entrada anterior que en el nuevo trabajo tengo menos tiempo libre, y que no suelo pasarlo en la cocina. Últimamente voy mucho a lo sencillo, no me paso horas haciendo recetas elaboradas, como las galletas decoradas, los macarons o las layer cake. (¡Y eso que tengo un topper precioso para tartas, aún sin estrenar!)

Así que la receta de hoy es el sencillo y humilde bizcocho de yogur, tuneado con piña. Había que darle salida a una lata de piña, que yo soy más de piña natural, por lo que surgió el bizcocho. Súúúúperrico, y es que a veces, lo sencillo es lo mejor. Lleva dos rodajas de piña en trocitos, mezcladas con la masa, y el resto va en el fondo del molde, previamente caramelizado. Así, al darle la vuelta al bizcocho para desmoldarlo, nos quedará en la parte de arriba la piña caramelizada, y no necesitaremos más decoración.


Bizcocho invertido con piña: