Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 25 de noviembre de 2021

Muffins de canela con crumble

 


Esta temporada me ha dado por los muffins, así que con la de hoy tenéis dos recetas seguidas. Me parece un formato muy práctico para congelar o transportar, y llevan menos tiempo de horno que un bizcocho grande.

Los que os enseño aquí son de canela, ¡adoro esta especia! No vivo sin ella, se la pongo hasta al café. Si no queréis hacer el crumble, obtendréis unas magdalenas normales con un toque especiado, que también están muy buenas, pero hacedme caso y probad el toque crujiente de esta cobertura. ¡No os vais a arrepentir!



El crumble es el mismo que os enseñaba en los muffins de arándanos. En la foto apreciaréis que hay unos muffins más oscuros que otros, y eso es porque separé un poco de masa para añadirle cacao y hacer alguno de chocolate. Os dejo en los ingredientes, entre paréntesis, lo que les añadí a estos.

Con estas cantidades me han salido ocho muffins grandecitos.



Para los muffins de canela: 

lunes, 8 de noviembre de 2021

Muffins de chocolate y caramelo salado




 ¡Hola de nuevo tras cinco meses de parón en el blog! Y es que no estaba nada motivada para escribir recetas. Y cuando no apetece, pues no hay por qué hacerlo, que al final ¡esto es sólo un hobby!

Hoy os traigo una receta de muffins de chocolate, haciendo la competencia a la que publiqué hace cinco años de "Muffins de chocolate tipo starbucks". La idea era aprovechar un tarro de caramelo salado que me traje de Francia cuando estuvimos en San Juan de Luz, y que había abierto hace poco para tomar con helado. Si queréis hacerla en casa, os recuerdo que tenéis la receta aquí




Lo ideal, para que el caramelo no se mezcle entre la masa con la cocción, sería congelarlo en cubiteras. De esta forma, sólo tenéis que poner un cubito de caramelo como relleno en cada muffin, para obtener un relleno cremoso al dar el bocado. Este truco también lo utilizo con el lemon curd y el orange curd. De esta manera, con una misma masa podemos hacer muffins con diferentes rellenos.

Con estas cantidades me han salido nueve muffins enormes. Si utilizáis cápsulas de magdalena de tamaño "normal", obtendréis más de una docena...




Para los muffins de chocolate y caramelo salado:

miércoles, 2 de junio de 2021

Brioche de naranja con pasas (panificadora)

 


¡Buenos días! Empezamos el mes de junio pasado por agua, al menos aquí, en Oviedo. Y estrenamos también tarifa de luz, que por lo visto se han propuesto ayudarnos con la dieta para que no encendamos el horno... (Yo lo que no pienso hacer es ponerme a hornear de madrugada, eso lo tengo clarísimo.)

Cualquier excusa es buena para desempolvar la panificadora y ponerla a trabajar. A mí me encantan los brioches, porque recién hechos son como una nube deliciosa, y los días siguientes me los tomo tostados, con o sin mermelada. (Ya os he contado alguna vez que mi madre me surte todo el año de exquisitas mermeladas caseras, porque sabe que me encanta desayunar tostadas.) También lo congelo en rebanadas, o lo utilizo para unas torrijas. Vamos, que estos panes dulces me dan mucho juego, por lo que son una apuesta segura.



Con la panificadora podemos  desentendernos del horneado si queremos hacer el brioche íntegramente en ella, y además es un aparato que consume poca electricidad. ¡Menos que el horno, desde luego! También la utilizo para cocer bizcochos grandes, como este de cacao o el de calabaza cruda. El de zanahoria y plátano es uno de mis favoritos. 

Hoy os traigo un brioche aromatizado con ralladura de naranja y pasas. Le he puesto también una cucharada de agua de azahar porque me quedaba un poco aún de los roscones de reyes, pero si no tenéis, no pasa nada. También podéis macerar las pasas un rato en zumo de naranja antes de añadirlas.



Para el brioche de naranja con pasas:

domingo, 16 de mayo de 2021

Mi creme brulee (Tradicional/Thermomix)

 


¿Os gusta la creme brulee? ¡A mí me encanta! Llevaba mucho tiempo sin hacerla porque me había quedado sin soplete para quemarla, condición imprescindible. Como al fin me he hecho con uno nuevo, no me he podido resistir a estrenarlo inmediatamente... Y aquí tenéis el resultado.


La creme brulee (o "crema quemada") es un postre francés que ya se tomaba en el siglo XVII y que se prepara y sirve en cazuelitas individuales. Consiste en una crema que primero se cuece al fuego, después se hornea y, por último, se espolvorea con azúcar y se carameliza.



A mí me gusta prepararla con la Thermomix, y saltarme el paso del horneado. Será un sacrilegio para los franceses, pero está deliciosa y así me da menos pereza hacerla. 

Voy a dejaros la preparación a la manera tradicional y la exprés, con la thermomix o el robot que utilicéis. Yo utilizo huevos enteros y yemas, aunque las normalmente sólo se usan las yemas. Os recuerdo que esta es una versión, como yo la hago. (Que luego siempre aparecen los "así no es", "sólo se usan yemas", "sólo se pone nata", etc. ¡Esta es MI creme brulee, como a mí me gusta, y así os la cuento!)

Con estas cantidades me han salido 5 raciones. Todo dependerá del tamaño de vuestros ramequines.

Para la creme brulee a mi manera:

domingo, 18 de abril de 2021

Muffins de arándanos con crumble



¡Dos meses sin pasarme por aquí! Creo que he batido mi récord... Aunque en este tiempo os he dejado alguna receta en mi Instagram, y eso algo contará, ¿no?

Vuelvo con una receta de muffins, porque estos de arándanos son gloriosos y se merecen quedarse aquí guardados: la combinación de sabores vainilla-arándanos es gloriosa y, además, tienen el añadido del crumble de la cobertura, que les da un toque crocante muy top. (Si os gustan los bizcochos recubiertos de crumble, os recuerdo este de calabaza que es una delicia.)



Os recomiendo utilizar arándanos congelados, o que los congeléis vosotr@s previamente, porque son muy delicados y al mezclarlos con la masa nos la pueden teñir totalmente de azul y convertirla en muffins-pitufos. Yo los añado al final y los mezclo cuidadosamente con la espátula.

Con las cantidades que os indico me han salido catorce deliciosos muffins. Si os gustan con un copete más alto y tenéis tiempo, recordad el truco archiconocido de meter la masa un buen rato en la nevera antes de hornearlos. (Incluso toda la noche.)




Para los muffins de arándanos:

viernes, 19 de febrero de 2021

Maritozzi

 


No sé si habéis visto estos días las fotos de la acrópolis nevada. Pues yo nunca he estado en Grecia (aún) pero, por asociación de ideas, viendo esas imágenes me acordé de nuestro viaje a Roma (coliseo, foro, panteón... Ya sabéis) y de sus maritozzi.

El maritozzo (en singular) es el dulce típico de la capital italiana, un brioche, parecido a nuestros suizos, relleno de nata. El nombre viene de la costumbre que tenía el novio, futuro "marito" (marido) de regalarlo a su prometida en señal de amor, y muchas veces escondía una alianza en su interior. Aunque son más típicos de la cuaresma, en Roma los hacen todo el año, y los rellenos han evolucionado desde la tradicional nata montada a un montón de cremas y toppings... De hecho, recuerdo que tomamos uno que llevaba pistacho.



Yo he rellenado unos con la típica panna (nata montada) y otros con nata chocolateada. Estos últimos han sido los ganadores, sin duda. ;)

Como os decía, me recuerdan un poco a nuestros suizos, pero son más livianos y esponjosos. He visto un montón de recetas italianas y en la mayoría mezclan mantequilla con aceite, pero yo me he decidido por la de Francesca de "Parlami con un Dolce", con algún pequeño cambio.



Con las cantidades que os indico me han salido ocho maritozzi de buen tamaño. He congelado un par en cuanto han enfriado, sin el relleno, para otro día, porque la bollería casera como más rica y tierna está es recién hecha. Y ya sabéis cómo es lo del congelador: si los guardáis tiernos, así estarán al descongelarlos.



Para los maritozzi:

sábado, 13 de febrero de 2021

Bizcocho de zanahoria vegano

 


Llega San Valentín y, con ello, la excusa perfecta para sacar los moldes de corazones que tengo por casa. (Curiosamente, después vuelvo a olvidarme de ellos hasta el año siguiente.)

Esta vez me encontré con este molde de silicona que no recuerdo haber usado más de un par de veces, y es una pena, porque es comodísimo de desmoldar. En teoría no es necesario engrasar los moldes hechos de este material, pero si tienen muchos recovecos, como este, yo siempre los pincelo ligeramente con aceite de girasol, para que no me den malas sorpresas.



En el blog tengo muchas recetas de bizcochos, muffins y tartas con zanahoria, porque son mis preferidos, pero creo que aún no había hecho ninguno vegano, sin huevo ni leche. Este tipo de bizcocho no queda tan esponjoso como los que llevan huevos bien batidos, pero si os gustan del tipo denso y húmedo, tenéis que probarlo.

Le he puesto unas nueces troceadas y pasas de uva, pero son opcionales. A mí, personalmente, me gusta encontrarme los trocitos.

Si queréis ponerle algún glaseado típico de la carrot cake, en el mercado existen ya varios tipos de quesos de untar veganos. Yo lo prefiero sin nada por encima, o con un poco de azúcar glasé. También podéis mezclar el azúcar glasé con un poco de agua para hacer baño blanco.



Para el bizcocho de zanahoria vegano: