Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 18 de junio de 2020

Moscovitas a mi manera



Seguro que conocéis las moscovitas, esas deliciosas pastas de almendra y chocolate típicas de Oviedo que hacen en la confitería Rialto, cerca de la catedral. Las suyas son las verdaderas y son exquisitas: finas, crujientes y cubiertas de un rico chocolate por la cara lisa de la pastita.
La familia Gayoso, originaria de Luarca (¡mi pueblo!) lleva cuatro generaciones preparando estas delicias hechas a mano una a una, y que ya se exportan al extranjero. (Tengo que decir que no sólo sus moscovitas son deliciosas, su bollería también es mi favorita.)


La receta lleva almendra, azúcar, nata, chocolate y un poco de harina de trigo que, si sois celiacos y queréis hacerlas, podéis cambiar por harina de arroz para hacer una versión sin gluten.

La masa rinde mucho porque expanden al hornearse. Con una cucharadita es suficiente para cada moscovita. Como quedan finitas, debemos tener cuidado de que no se nos quemen en el horno: yo las he tenido solamente 9 minutos a 170 grados.
Yo he utilizado nata líquida sin lactosa, la de montar, que lleva más grasa, y con estas cantidades me han salido dos docenas de pastitas.


Para las moscovitas: 

100g de almendra (yo la compro en cubitos y la muelo un poco)
80g de azúcar glas
Ralladura de naranja (¡esto es opcional!)
100g de nata líquida de montar (yo sin lactosa)
1 cucharada de harina de trigo, unos 25g (versión sin gluten: harina de arroz)
150g de chocolate para bañarlas

Thermomix: lo primero será glasear el azúcar, si la que tenemos es "normal": la ponemos en el vaso, con la ralladura de naranja, si la ponéis, y programamos 30 segundos a velocidad progresiva 5-7-9. Sacamos a un bol.
Sin lavar el vaso,echamos la almendra y la molemos un poco, pero sin pasarnos, para que se noten los trocitos. Yo he utilizado granillo de almendra y lo he triturado 30 segundos a vel.5-6.
Añadimos encima de la almendra ya molida el azúcar glas, la nata y la harina y mezclamos 30 segundos a vel. 3 y 1/2. Obtendremos una masa espesita.

Tradicional: Ponemos en un cazo a fuego medio la nata con el azúcar, removiendo para que se disuelva. Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos la almendra molida y la harina. Removemos hasta que estén integradas: nos quedará una masa espesa.

Precalentamos el horno a 170º.

Vamos poniendo cucharaditas de masa en la bandeja del horno, sobre papel de hornear. Dejamos espacio entre ellas, porque expanden al hornearse. Con el dorso de la cucharilla les damos un poco de forma redondeada.
Las cocemos unos 9 minutos, hasta que doren un poco.
Las sacamos y las dejamos enfriar un poco antes de despegarlas del papel. (Yo las dejo enfriar un minuto en la bandeja y luego las paso, cogiendo el papel por los lados, a una bandeja o a la encimera para que se enfríen.)


Cuando estén totalmente frías, fundimos el chocolate al baño maría o al microondas y vamos pintando la cara lisa de las moscovitas con un pincel de cocina de silicona. Las dejamos sobre una rejilla o papel de hornear hasta que se sequen y endurezca el chocolate. (Si hace mucho calor, puede que tengas que meterlas un rato en la nevera.)
He utilizado chocolate con 70% de cacao, pero podéis poner el que más os guste.

Aunque no sean las auténticas, merece la pena probar a hacerlas en casa porque es una receta fácil, rápida y deliciosa.


4 comentarios:

  1. Estas pastas moscovitas quiero unas cuantas para una merienda. Que maravilla y que ricas deben de estar. Seguro que si. Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, con esas cantidades imagino que no saldrán muchas ¿se podrían doblar cantidades?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esas cantidades salen dos docenas, lo pone en la receta. Puedes doblarlas, pero si lo haces con thermomix, puede que tengas que mezclarlas unos segundos más.

      Eliminar